ME OLVIDÉ DE MÍ POR FIJARME EN TI

cuidar de uno

Muchas de las personas que acuden a terapia conmigo me confiesan, de forma repetida, que se olvidaron, en algún momento, de cuidar de ellos mismos.

 

CUIDAR AL PRÓJIMO

 

Nos han escrito a fuego la idea de que debemos cuidar de los demás antes que de nosotros mismos. 

 

Esa creencia se intensifica, más si cabe, en el caso de la pareja.

 

En la vorágine de estar pendiente de las necesidades del otro para cuidarlo, nos solemos olvidar de la persona que nos mira cada día desde el otro lado del espejo.

 

Tu felicidad se reduce, entonces, a ver que la persona de la que cuidas crece y consigue alcanzar sus metas en la vida. 

 

CÍRCULO VICIOSO

 

Podemos caer, incluso, dentro un círculo de dependencia que hace que sea necesario que aportemos cada vez más y más de nosotros mismos para el cuidado de esa persona.

 

Eso desemboca en el desfallecimiento y la falta absoluta de energía vital sin remedio. Sobre todo, si no notas que el cuidado es recíproco.

 

En esos momentos comienzas a culpar a la otra persona de la falta de cuidados en lugar de hacerte responsable de habértelos procurado por ti mism@.

 

CULPA SIN RESPONSABILIDAD

 

Imagina que llevas mucho tiempo sin salir de casa y que la rutina del día a día ha llenado tu vida de apatía.

 

Y que le propones a tu pareja salir a dar un paseo por el pinar. Sin embargo, lo formulas como una propuesta y no como una necesidad, por lo que tu pareja no entiende bien todo lo que encierra tu mensaje.

 

Por lo tanto, una respuesta negativa podría interpretarse de una forma incorrecta y quizás llegues a pensar que esa negativa es a ti y no al “qué”.

 

Esos errores nos pueden llevar a la indiferencia y una situación de anhedonia que dejan pasar al fantasma de las dudas. Un fantasma que es capaz de hacernos plantear si incluso nuestra pareja nos sigue queriendo.

 

MAR DE DUDAS

 

Cuando la duda del querer aparece por primera vez puede provocar un terremoto emocional de consecuencias inimaginables.

 

Cuidado con las decisiones que se toman desde la emocionalidad, sin pasar antes por el filtro de la razón. 

 

Mi consejo es que te pares y trates de racionalizar todas esas emociones que vienes sintiendo antes de tomar cualquier tipo de decisión.

 

Y que, sólo cuando te encuentres en las condiciones adecuadas, tomes la decisión que más te conviene. Pero desde la racionalidad sosegada y no desde la emotividad impulsiva.

 

Empieza a cuidarte primero para que estés en condiciones de cuidar de tu relación de pareja. No olvides cuál es el orden correcto.

 

ESPACIO INVIVEN
ESPACIO INVIVEN
Un espacio donde crecer en tu desarrollo personal, profesional y de pareja.
Un espacio donde dejar de lado tus creencias limitantes.

Muchas gracias por estar ahí, por acompañarme, por dar al “me gusta”, suscribirte al canal, por compartirlo con todas aquellas personas que pueda serles de utilidad y por recomendar nuestras formaciones. Estás ayudando a la democratización del saber en Sexología.

Ya sabes que puedes encontrarme en rosamontana.com y en el correo rosa@rosamontana.com.

Allí podrás consultar mis servicios como sexóloga y en Terapia de Pareja, así como muchas más oportunidades para mejorar tu relación de pareja.

También estoy en inviven.com, mi nuevo proyecto de desarrollo personal para cambiar el mundo a través de la formación de instructores de vivencias en positivo.

 

Y no te olvides de pasarte por la Academia Rosa Montaña: un portal de formación online en el que encontrarás lo que necesitas para seguir evolucionando hasta tu mejor versión en el ámbito del desarrollo personal y de pareja. Regístrate y aprovecha las ofertas limitadas que encontrarás.

Hasta pronto.

Si te ha gustado, comparte ;-)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“En pareja hay que invertir una hora al día, una tarde a la semana y un fin de semana al mes para seguir creciendo y no separarse"

- Rosa Montaña

Recibe GRATIS mi Ebook

10 Claves Para No Tener Celos