¿TE ACUESTAS CON LA PERSONA CON LA QUE QUIERES DESPERTARTE?

¿Has pensado alguna vez si la persona con la que te vas a la cama es la misma con la que te quieres levantar?

¿Has pensado alguna vez si la persona con la que te vas a la cama es la misma con la que te quieres levantar?

 

¿Es esa la persona que quieres tener al lado para seguir soñando con los ojos abiertos, día tras día?

 

LA MAGIA DE LA CAMA

 

Quizás lo hayas visto en alguna película, incluso puede que te haya ocurrido a ti: un día te vas a la cama con una persona y, al despertarte, y mientras sigue durmiendo, estás viendo a la persona que quieres que se convierta en tu pareja.

 

A pesar de lo poco agraciado que solemos mostrarnos cuando dormimos, ese momento es mágico y revelador. Quieres que el tiempo se congele y puedas grabar su imagen en lo más profundo de tu memoria para que nunca se borre.

 

En ese momento estás soñando con los ojos abiertos y puede que le digas en voz baja, para no interrumpir sus sueños: “no sé muy bien lo que quiero en mi vida pero sé que lo quiero contigo”.

 

Esa idea debería de mantenerse cada noche que te acuestes y cada mañana que te levantes.

 

DORMIR Y SOÑAR

 

Puedes pensar que en ocasiones te acuestas sólo por el sexo y que ese pensamiento no tiene mucha cabida. Estamos de acuerdo. De hecho, en esos casos opino que te acuestas con esa persona sin quedarte a dormir (y, mucho menos, a soñar), aunque pases la noche en la misma cama.

 

Porque, para mí, el hecho de dormir implica mucho más: implica compartir, no sólo lo disfrutado, sino mi propia vulnerabilidad. En la cama nos mostramos con todos nuestros defectos y somos más vulnerables que en ningún otro espacio.

 

Cuando estamos al lado de una persona cuyos ronquidos, movimientos en la cama o, incluso, sus “buenas noches” nos molesta, deberíamos plantearnos si esa persona es con la que queremos seguir despertándonos cada día.

 

SUEÑOS HIPOTECADOS

 

En ocasiones, muchas parejas se ponen excusas, como que no descansan bien por las noches, para mudarse a otra cama, incluso, en otra habitación. 

 

Es como hacerse trampas al solitario y no querer mirar a la cara a la situación. Ponerse una careta de cara al exterior para fingir en un postureo social.

 

Nadie debería de hipotecar su sueño, y sus sueños, de por vida por haber elegido en su momento compartir parte del camino vital con una persona.

 

No es justo que pagues una deuda con la que no te comprometiste, tan sólo porque la persona que está a tu lado, en su momento, hizo algo por ti.

 

SÍNTOMAS RELEVANTES

 

Algunos de los síntomas por los que una persona puede notar que le está pasando algo parecido pueden ser: cuando se hacen esfuerzos por no ir juntos a la cama, cuando hacen casi todo sin contar con la otra persona, cuando su pareja no es la primera persona a la que le cuentan algo importante que les ha pasado, etc.

 

Ante alguna de estas y otras señales de que algo no marcha bien, lo mejor es consultarlo con un especialista. Quizás aún se esté a tiempo de solucionarlo y de arreglar la situación. Sin excusas que valgan.

 

Si te estás yendo a la cama con una persona con la que no quieres despertarte al día siguiente, plantéate usar camas separadas; o plantéate cómo puedes solucionar el problema latente. 

 

En ocasiones el problema que subyace es un problema personal, ni siquiera de la otra parte de la pareja. Entonces hay que trabajarse antes muy bien las tripas si queremos que el problema no influya en el curso de la relación de pareja.

 

Te propongo que lo reflexiones y, si es necesario, que pases a la acción.

 

Ya sabes que me tienes en rosa@rosamontana.com

 
ESPACIO INVIVEN
ESPACIO INVIVEN
Un espacio donde crecer en tu desarrollo personal, profesional y de pareja.
Un espacio donde dejar de lado tus creencias limitantes.

Muchas gracias por estar ahí, por acompañarme, por dar al “me gusta”, suscribirte al canal, por compartirlo con todas aquellas personas que pueda serles de utilidad y por recomendar nuestras formaciones. Estás ayudando a la democratización del saber en Sexología.

Ya sabes que puedes encontrarme en rosamontana.com y en el correo rosa@rosamontana.com.

Allí podrás consultar mis servicios como sexóloga y en Terapia de Pareja, así como muchas más oportunidades para mejorar tu relación de pareja.

También estoy en inviven.com, mi nuevo proyecto de desarrollo personal para cambiar el mundo a través de la formación de instructores de vivencias en positivo.

 

Y no te olvides de pasarte por la Academia Rosa Montaña: un portal de formación online en el que encontrarás lo que necesitas para seguir evolucionando hasta tu mejor versión en el ámbito del desarrollo personal y de pareja. Regístrate y aprovecha las ofertas limitadas que encontrarás.

Hasta pronto.

Si te ha gustado, comparte ;-)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“En pareja hay que invertir una hora al día, una tarde a la semana y un fin de semana al mes para seguir creciendo y no separarse"

- Rosa Montaña

Recibe GRATIS mi Ebook

10 Claves Para No Tener Celos