CONFÓRMATE, ME DIJERON

techo cristal

“Confórmate, porque las niñas y las mujeres esto es lo que tienen que hacer”.

 

¡Cuántas veces he tenido que escuchar que me tenía que conformar! Sin embargo, pocas veces les hice caso.

 

TECHOS DE CRISTAL

 

El conformismo es una situación en la que alguien te pone un techo encima de la cabeza. Ese techo, en realidad, es el fruto de no haber alcanzado sus propios sueños y no los tuyos. 

 

Y, ahora, esa persona pretende compartir su frustración dificultando que el resto logre los suyos.

 

Pero no tienes que conformarte. Si tu valor puede llegar a más personas, no les prives de ello porque alguien en su día no alcanzó las metas que se propuso.

 

PASIVO-AGRESIVO

 

El riesgo es que algunas personas te tachen de perfeccionista e inconformista porque se sientan atacados (o hasta amenazados) por tu crecimiento. 

 

Seguro que te has encontrado con personas así a lo largo de tu vida. Suelen ser personas pasivo-agresivas que muestran pasotismo hasta que se sienten atacados y se vuelven agresivos. 

 

Fíjate que digo que se sienten atacados, no que sean atacados. La diferencia es crucial. Tú no tienes el control ni la responsabilidad sobre ese sentimiento; no lo puedes evitar. Lo que tú quieres, en realidad, es aportar valor y no atacar a nadie.

 

CONFOR-VIRUS

 

El conformismo es muy contagioso. Tanto, que si te rodeas sólo de personas así, tarde o temprano terminarás conformándote tú también. Y sin que te des cuenta de cómo ha sucedido.

 

Los conformistas sólo esperan que les cuiden de forma pasiva sin preocuparse lo más mínimo en cuidar de ellos mismos. Y mucho menos en cuidar de otros.

 

Cuando una persona tiene por pareja a un ser conformista llegará un punto en que se canse de mostrar iniciativa y de proponer actividades. Y termine por explotar.

 

Ese momento puede marcar el fin de esa relación porque la onda expansiva de su explosión es capaz de arrasar con todo lo que tenga delante. Bien sea hacia fuera o hacia dentro.

 

No te conformes dentro de una relación de pareja por la imposición de unas expectativas que tú no marcaste. No tienes la obligación de quedarte debajo del techo de cristal contorsionándote para no llegar a romperlo.

 

Siempre puedes seguir creciendo en busca de tus propias expectativas y sueños. No dejes que un simple techo de cristal apague la ilusión de tu vida.

Cree un poco más en ti y no te conformes nunca.

ESPACIO INVIVEN
ESPACIO INVIVEN
Un espacio donde crecer en tu desarrollo personal, profesional y de pareja.
Un espacio donde dejar de lado tus creencias limitantes.

Muchas gracias por estar ahí, por acompañarme, por dar al “me gusta”, suscribirte al canal, por compartirlo con todas aquellas personas que pueda serles de utilidad y por recomendar nuestras formaciones. Estás ayudando a la democratización del saber en Sexología.

Ya sabes que puedes encontrarme en rosamontana.com y en el correo rosa@rosamontana.com.

Allí podrás consultar mis servicios como sexóloga y en Terapia de Pareja, así como muchas más oportunidades para mejorar tu relación de pareja.

También estoy en inviven.com, mi nuevo proyecto de desarrollo personal para cambiar el mundo a través de la formación de instructores de vivencias en positivo.

 

Y no te olvides de pasarte por la Academia Rosa Montaña: un portal de formación online en el que encontrarás lo que necesitas para seguir evolucionando hasta tu mejor versión en el ámbito del desarrollo personal y de pareja. Regístrate y aprovecha las ofertas limitadas que encontrarás.

Hasta pronto.

Si te ha gustado, comparte ;-)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“En pareja hay que invertir una hora al día, una tarde a la semana y un fin de semana al mes para seguir creciendo y no separarse"

- Rosa Montaña

Recibe GRATIS mi Ebook

10 Claves Para No Tener Celos