NO ME APETECE NI AUNQUE ME HAGAS EL PINO PUENTE

Hoy hablamos de una causa muy frecuente de falta de deseo.

 

Pero la primera pregunta que deberíamos plantearnos es “¿deseo de qué?”

 

De que te comuniques conmigo, de que me beses, de que me abraces, de que me la metas, ¿deseo de qué?

 

FALTA DE DESEO SEXUAL

 

La falta de deseo sexual puede tener múltiples causas. Muchas de ellas se encuentran en lo que ocurre fuera de la cama. 

 

Por ejemplo, imagina que discutes con tu pareja y se instala entre vosotros un estado de morros largos, faltas de respeto, silencio y evitación.

 

En un momento dado, uno de los dos se acerca al otro buscando algo de “mimos”. Si no ha habido una correcta comunicación en los últimos tiempos, ¿qué va a suceder entonces con el deseo?

 

Lo más probable es que una de las partes, la que considera prioritario solucionar los problemas que surgen fuera de la cama antes de entrar en ella, no va a seguir el juego. Se girará en la cama y dará la espalda a su pareja murmurando un “buenas noches” entre dientes.

 

DIFERENCIAS SEXUALES

 

Nos cuesta mucho entender que los hombres y las mujeres, en este sentido, funcionamos de una forma totalmente distinta.

 

La mayoría de los chicos piensan que una cosa es el sexo y otra cosa son los problemas de pareja. Y que lo segundo ya se solucionará. Sin embargo, lo primero…mejor te pongo un enlace al episodio en el que te hablé sobre ello: LQSQS 1×35. Polvo no echado, polvo perdido.

 

Por eso, si tienes una pareja que asume que hay una diferencia entre la relación de pareja y el sexo, todo va a ser más fácil: no creo que pasen ni una noche pendientes de los problemas sin follar. Su deseo no se va a ver resentido.

 

Pero, si tu pareja, y suele ocurrirle más a ellas, necesita comunicar sus emociones y arreglar los daños causados antes de llegar a un nivel más “físico”, existen pocas posibilidades de que mantengan relaciones sexuales si antes no solucionan sus problemas de fuera de la cama. 

 

¿Y si no se arreglan? Pues puede que esa persona “castigue” a su pareja a una condena sin besos…y de follar ya ni hablamos.

 

CASTIGO PELIGROSO

 

Y, claro, cuando un castigo de este tipo se prolonga demasiado en el tiempo, una de las cosas que va a suceder es que, cuando la persona que ha castigado quiera acercarse a su pareja, no va a ser correspondid@.

 

Y el final es claro: dos personas castigándose con sexo por el puro de orgullo de no ser el primero o la primera en doblegar la rodilla y pedir perdón. ¿No te parece algo ilógico? El deseo suyugado al orgullo, ¡qué horror!

 

Yo, sin embargo, soy de la opinión que, aunque te cueste mucho tener relaciones sexuales cuando estás enfadada o enfadado, un encuentro erótico puede provocar que el ambiente se relaje lo suficiente para arreglar las cosas con mayor facilidad. 

 

EMPATÍA 

 

Aunque es importante, para que esta solución funcione, que ambas partes sean capaces de utilizar su empatía y ponerse en los zapatos del otro.

 

De esta manera evitaremos que, después del buen rato pasado, vuelva el odioso orgullo a incitarnos a querer hacer prevalecer nuestra opinión o punto de vista sobre el de nuestra pareja.

 

Si esto sucede, la próxima vez que queramos solucionar un conflicto mediante un encuentro erótico, las guardias van a estar en alto y no va a ser posible el acercamiento.

 

Y es que hay cosas que me cuestan mucho comprender. ¿Por qué castigarnos con algo que en el fondo beneficia a ambas partes? ¿Por qué abstenerse de hacer algo que puede estar apeteciendo hacer a las dos partes sólo para que prevalezca el orgullo?

 

EL MURO DEL SILENCIO

 

El uso del silencio como castigo, por ejemplo, es otra de las cosas que ahoga el deseo y que no soporto. 

 

El hecho de que no me hables, que de repente te sientes en la otra esquina de la habitación, que si me acerco me hagas la “cobra”, me parece absurdo. No lo entiendo.

 

Habría que reflexionar sobre las veces que toleramos que nuestra pareja nos castigue de esta manera. En principio, se debería de establecer un tipo de relación de poder horizontal dentro de una pareja. Y esta forma de castigo habla más de autoridad y de jerarquía: formas verticales de relación.

 

Y empezar a establecer relaciones de tipo vertical dentro de una pareja puede significar el principio del fin de su relación.

 

CICATRIZAR CUANTO ANTES

 

Las heridas, también dentro de una relación de pareja, deben de cerrarse cuanto antes. No podemos dejar pasar el tiempo y arriesgarnos a que cicatricen mal pues podrían degenerar en heridas peores más adelante. 

 

¿Qué te parece como propuesta lo siguiente?

 

La próxima vez que te enfades con tu pareja háblalo cuanto antes para no llegar enfadados a la cama, para que no haya castigos con sexo o con provocación de celos. 

De esta manera, vuestro deseo sexual mantendrá una salud excelente.

 
Tu portal de formación online para actualizar tu versión personal, profesional y de pareja
NADIE PUEDE HACERTE DAÑO SI TÚ NO QUIERES

Muchas gracias por estar ahí, por acompañarme, por dar al “me gusta”, suscribirte al canal, por compartirlo con todas aquellas personas que pueda serles de utilidad y por recomendar nuestras formaciones. Estás ayudando a la democratización del saber en Sexología.

Ya sabes que puedes encontrarme en rosamontana.com y en el correo rosa@rosamontana.com.

Allí podrás consultar mis servicios como sexóloga y en Terapia de Pareja, así como muchas más oportunidades para mejorar tu relación de pareja.

También estoy en inviven.com, mi nuevo proyecto de desarrollo personal para cambiar el mundo a través de la formación de instructores de vivencias en positivo.

 

Y no te olvides de pasarte por la Academia Rosa Montaña: un portal de formación online en el que encontrarás lo que necesitas para seguir evolucionando hasta tu mejor versión en el ámbito del desarrollo personal y de pareja. Regístrate y aprovecha las ofertas limitadas que encontrarás.

Hasta pronto.

Si te ha gustado, comparte ;-)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“En pareja hay que invertir una hora al día, una tarde a la semana y un fin de semana al mes para seguir creciendo y no separarse"

- Rosa Montaña

Recibe GRATIS mi Ebook

10 Claves Para No Tener Celos